El próximo miércoles, 7 de junio, ‘La gabardina azul’ en papel

El próximo miércoles, 7 de junio, se publica mi novela La gabardina azul en una editorial tan emblemática como Ediciones B.
Solo tengo palabras de agradecimiento hacia todo el equipo y especialmente hacia Pablo Álvarez, principal responsable de ese nuevo e ilusionante proyecto llamado Plan B.
Estos días daré más detalles, pero ya puedo decir que el 7 de junio estará en las librerías La gabardina azul.

18814496_10213160475906025_7299098358996912678_o.jpg
La gabardina azul de Daniel Cid (PLAN B)

 

Anuncios

Los inquisidores del Humor

El intermedio es una obra maestra.

La televisión de mierda que tenemos en este país (siempre hay excepciones, gracias Évole, Ferreras, Buenafuente y muchos más) es mejor gracias a este programa, la vida es mejor gracias a este programa y, por supuesto, gracias a ese señor que se ríe de todo, y que empieza por reírse de sí mismo (ese sí que es un Gran Poder, y no el de Jesucristo):

El gran Wyoming.

El gran wyoming
El gran Wyoming

No somos del todo conscientes de lo que tenemos. Pido al dios del Humor (creo que es Rafael Hernando, pero no me acuerdo), que Wyoming viva muchos años, que dure mucho esa brillantez intelectual, esa capacidad de improvisación, esa genialidad, esa inmensa capacidad para transmitir ironía suya y ajena, que se siga trastabillando cuando habla, que siga siendo odiado por la derecha más rancia y por el pijerío nacional (porque nadie se ríe de ellos ni descubre sus miserias como él), que lo sigan condenando por reírse de símbolos franquistas (bueno, a él no, a Dani Mateo, que es más joven y lleva mejor los disgustos).

Rafael Hernando
Rafael Hernando. El dios del Humor.

Mi calidad de vida, y la calidad de vida de millones de telespectadores (también pasan cosas buenas, y la audiencia de este programa, con tantos años en antena, ha ido subiendo y subiendo), es mejor gracias a que puedo disfrutar de ese genio actuando en un hábitat perfecto para él. Porque los guionistas del intermedio son excelentes, los cerebros que hay tras las cámaras son afilados, perversos y maravillosos; y el reparto, impecable: el contrapunto de seriedad y belleza que aporta Sandra Sabatés, la gracia perpetua de Thais Villa, el incisivo Gonzo… Y como no acordarse de la china (no de Usun, que hacía lo que podía) sino de aquella estupenda presentadora llamada Beatriz Montañez….  Dani Mateo, por cierto, es el mejor fichaje desde que los Lakers se hicieran con Pau Gasol. Su ironía y su habilidad para hacer el ridículo de forma elegante e inteligente nacieron para este programa.

Equipo El intermedio (2)
Dani Mateo, Gonzo, Wyoming, Sandra Sabatés y Thais Villa

Además de hacerte reír, el Intermedio es el mejor telediario. Su célebre manera de comenzar cada programa ha adquirido una trascendencia involuntaria. “Ya conocen las noticias. Ahora les contaremos la verdad”. Vaya si nos la cuentan.

Y ahora, en pleno debate sobre los límites del humor, la Audiencia Provincial de Madrid ha admitido a trámite una denuncia de la Asociación para la Defensa del Valle de los Caídos (ese monumento que pretende unir todas las sensibilidades, donde está enterrado nuestro particular Hitler con voz de pito) contra el Gran Wyoming y Dani Mateo por un chiste sobre el mausoleo franquista. Dani Mateo decía: Seguir leyendo “Los inquisidores del Humor”

Enfermos mentales, ¿dónde está nuestra mente?

Abraham Lincoln fue un gran presidente de los Estados Unidos, conocido principalmente por ganar la guerra de Secesión y abolir la esclavitud.

También fue un ser humano. Un enfermo mental que contempló el suicidio, porque se sentía terriblemente desdichado:

“Si lo que siento se distribuyera por igual a todo el género humano, no existiría un solo rostro alegre sobre la Tierra. No sé si alguna vez estaré mejor; tengo el horrible presentimiento de que no. Continuar así es imposible. Debo mejorar o morir”

Mejoró, y con él el mundo.

Instrumental, libro autobiográfico del músico británico James Rhodes, ha sido ampliamente elogiado. Se trata de un abrumador testimonio del abuso infantil y de la posterior locura del que lo ha sufrido (como tantas otras, debo esa lectura a la recomendación de la admirable y maravillosa Rosa Montero). Trata también de su salvación gracias a la música. Rhodes se convirtió en una especie de bicho raro dentro del tradicional, estático y elitista mundo de la música clásica, reventando muchas de las estúpidas y engreídas normas de esa suerte de mafia clasista.

James-Rhodes
James Rhodes

El libro de Rhodes es cojonudo, su escritura desgarradora y su humor brillante. En sus páginas el músico intenta suicidarse en varias ocasiones. A una de ellas le pone el nombre de Benny Hill en el pabellón psiquiátrico. Seguir leyendo “Enfermos mentales, ¿dónde está nuestra mente?”

Entrevista en ‘A Revista’ (TVG)

Nueva entrevista en televisión. Muchísimas gracias a Laura Peña, presentadora, y al resto de compañeros de A Revista, programa matinal de los informativos de la TVG, por esta nueva entrevista. Cuántas cosas me quedaron por decir sobre La gabardina azul, pero el tiempo es el que es.

Puedes ver aquí la entrevista

Puedes adquirir aquí la novela

Próximo objetivo: Lanzamiento en papel.

 

Una entrevista surrealista y un poco de psicología II

Entramos en la segunda parte de una entrevista que me hicieron para hablar de mi novela de suspense, La gabardina azul. Si en la primera parte me centraba más en la alucinada y alucinante entrevista, en esta me centraré un poquito más en aspectos psicológicos.

Continúo en la pregunta en donde dejé la entrevista en el post anterior.

¿Y esto del aislamiento, el vacío y las adicciones, no tiene que ver con la esquizofrenia? preguntó la inquietante e inquieta periodista.

Adiós.

Como dije anteriormente, la pregunta tenía tela, pero no sentido. Intenté salir del paso, como si hablara con una niña, también inquietante e inquieta, por supuesto. Como todos los niños. Chicho Ibáñez Serrador (sí, el del Un, dos, tres) dirigió una esquizofrénica película de suspense, o terror, sobre estas inquietantes e inquietas criaturas. Se titulaba ¿Quién puede matar a un niño? De verdad, muy buena.

quien_puede_matar_a_un_nino_who_can_kill_a_child-476825830-large
¿Quién puede matar a un niño?

Le expliqué a la periodista que la esquizofrenia es una enfermedad grave que te lleva a ver cosas que no son reales e interpretarlas como tales (eso es lo poco que yo sé, al menos). Es una enfermedad psicótica.

La adicción es una enfermedad emocional y psicológica grave, que te lleva a consumir compulsivamente algo, pero no es una enfermedad psicótica (aunque si vas muy puesto, puedes ver a Dios y a toda su jodida Familia). Pero de la adicción ya hemos hablado bastante en otros post. Seguir leyendo “Una entrevista surrealista y un poco de psicología II”

Reportaje y entrevista

No tenía booktrailer La gabardina azulahora tenemos algo más. Un reportaje y entrevista super currados por los compañeros de V Televisión, concretamente por el programa “Más que contar”.

Gracias!!

Y gracias de nuevo a los lectores. Muchísimas gracias!!

Seguimos en el Top 100 de todo Amazon, y ya nos estamos manteniendo bastante tiempo, (50 ahora mismo). También seguimos Nº1 en una categoría, Nº 11 en Policíaca, negra y suspense. En cuanto al Concurso,  nos mantenemos segundos en popularidad (de unas 1500 novelas).

Muy contento.

Consigue La gabardina azul.

Una entrevista surrealista y un poco de psicología I

En primer lugar, quiero agradecer, y mucho,  a todos los magníficos periodistas que me han entrevistado, y se han hecho eco de la trayectoria de La gabardina azul. Han sido muy importantes para hacer visible la novela.

Amo el periodismo, por desgracia muy deteriorado desde la crisis, o ya antes (pero esa es otra historia).

De hecho, mi admirado tío, un ex periodista llamado Antonio Sánchez Lorenzo, ahora escritor y administrador del magnífico blog cita a las diez, ha sido una ayuda tan bestial en el proceso de edición, corrección (y tantas cosas más) de la novela, que me quedo sin palabras para agradecérselo. Es un genio. Y ahora me dirá que tantos elogios son innecesarios… Es lo que hay.

Vayamos al grano.

Hace unas semanas recibí la llamada de una periodista. Para preservar su identidad, no incluyo su entrevista en el apartado correspondiente.

El objetivo era hacerme una entrevista porque mi novela La gabardina azul estaba obteniendo muy buenos resultados en Amazon, y en el concurso Indie que organiza dicho gigante. Seguir leyendo “Una entrevista surrealista y un poco de psicología I”

Una canción para una novela (Leonard Cohen y su ‘Famous Blue Raincoat’)

leonard_cohen
Discurso de Leonard Cohen por el Premio Príncipe de Asturias

En el impagable discurso que dio cuando recibió el Premio Príncipe de Asturias (qué grima da ver a ciertas “personalidades” en primera fila escuchando algo tan sublime), Leonard Cohen contaba, entre otras cosas (escuchad el genial discurso, por favor), la historia de un español que le enseñó a tocar la guitarra y se suicidó después de la tercera clase, en una historia tan trágica como poética. También hablaba de la importancia que tuvo Federico García Lorca para él, cómo le ayudó a encontrar su propia voz. De Lorca aprendió, por ejemplo:

“Si alguien va a expresar la gran e inevitable caída, que nos espera a todos, debe hacerlo dentro de los estrictos límites de la dignidad y la belleza”

 La novela negra La gabardina azul es la historia de una caída, de la caída profunda e inevitable de Roberto a un negro abismo del que veremos si puede salir.

La banda sonora de esta novela corre a cargo, esencialmente, de Leonard Cohen con su Famous Blue Raincoat. Es esta una triste, bellísima y compasiva canción en la que Cohen canta, susurra más bien, a un antiguo amigo. A un amigo que hace muchos años lo traicionó. A un amigo que se acostó con su mujer, con la que tuvo algún tipo de aventura.

Trataste a mi mujer como un objeto más de tu vida. 

Y cuando ella volvió ya no era la esposa de nadie.

En esas palabras, en esos recuerdos del pasado, hay dolor, un dolor ya consumido por los años, pero un dolor que convirtió en llamas el corazón de Cohen. Sin embargo, pasado el tiempo, este decide perdonar y aún va más allá, y le dice a su amigo que supone que lo echa de menos.

Y todo lo que puedo decirte,

mi hermano, mi asesino.

¿Qué puedo decirte?

Supongo que te echo de menos.

Supongo que te perdono.

Me alegro de que te cruzaras en mi camino.

La canción la firma Cohen. De hecho, termina así: Sincerely, L. Cohen, cuando es más que probable que la haya escrito dirigiéndosela a él mismo. Que el propio cantante haya sido el que tuvo una aventura con la mujer de un amigo. El famoso impermeable azul, en realidad, le pertenecía a él, y no a otra persona.

¿Quién sabe? Como dice el cantante:

“Si yo supiera de dónde vienen las buenas canciones iría a ese lugar más a menudo.”

“La poesía viene de un lugar que nadie comanda, que nadie conquista.”

 Y Famous Blue Raincoat es mucho más que una buena canción. Es otra cosa. Es algo que se te mete dentro y te retuerce. Te abruma su belleza, la tranquila intensidad que desprende. Es la obra de un poeta y músico genial. Seguir leyendo “Una canción para una novela (Leonard Cohen y su ‘Famous Blue Raincoat’)”

Primeras páginas de ‘La gabardina azul’

A continuación podréis leer el comienzo de La gabardina azul, mi primera novela. Y dejo aquí las primeras páginas, para que, los que no la hayáis leído, comprobéis si os interesa.

18814496_10213160475906025_7299098358996912678_o
La gabardina azul (Ediciones B)

En esta novela he puesto mucho. Mucho esfuerzo. Muchas lágrimas. Mucho amor. Los que me conocen bien saben que es algo muy personal, y, hasta ahora, la satisfacción por los resultados obtenidos no podría ser mayor.

Primero fue el éxito en Amazon, llegando al número 1, y ahora esta preciosa y cuidada publicación en papel por parte de Ediciones B.

 

PARTE 1

“Ah, la última vez que te vimos
parecías mucho más viejo,
tu famosa gabardina azul
estaba gastada en los hombros.”

Leonard Cohen, Famous Blue Raincoat

 

Me despierto aturdido.

Estoy en el suelo, en una posición difícil. El lado derecho de la cara presiona con fuerza el parqué y el cuello gira algo más de lo aconsejable para un entrenamiento de contorsionista novato aunque algo menos que el de la niña del exorcista.

Me quedo el primer minuto inmóvil ya que no quiero comprobar lo que pasará cuando intente levantarme. ¿Tendré algo roto? ¿Mi cuerpo se deshará bruscamente al regresar a una postura más convencional?

Un minuto. Tiempo suficiente para empezar a bucear en mis revueltos recuerdos de la noche anterior. Otra vez la misma historia, no.

No.

No quiero pensar, por ahora. Me levanto.

Apoyo la mano izquierda con fuerza en el suelo, de momento todo bien. Empujo lo necesario para levantar unos centímetros el torso y girar, oh sí, girar el cuello. Muy despacio. El cuello gira con normalidad. Apoyo la mano derecha y concentro en ambos brazos la poca energía de que dispongo. Empujo y comienzo a levantarme.

Estoy vestido de calle, con una camisa blanca, unos pantalones negros y botas de invierno. Vestido por Zara. Para la ocasión.

Ya estoy de pie. Al menos da la impresión de que todos los órganos vitales todavía me funcionan. Incluso el cerebro, aunque casi sería mejor que no. Parece que un estudiante de acupuntura estuviera haciendo prácticas en mi cabeza, dándome pinchazos a intervalos regulares.

Ibuprofeno. Dos pastillas.

Por un momento pienso que dos pastillas es mucho. Me da la risa. Me voy a cortar ahora con el ibuprofeno después de toda la tralla de la noche anterior. Dos pastillas está bien. Dos pastillas está de puta madre.

De momento no puedo pensar con esas agujas perforándome el cerebro, pero sé que cuando el dolor ceda comenzará un dolor mucho peor. Me recuesto en el sofá, presiono la cabeza contra el respaldo y espero a que así sea.
Seguir leyendo “Primeras páginas de ‘La gabardina azul’”

‘La gabardina azul’ llega al número 1 en una categoría de Amazon

Pues sí, irónicamente en la categoría de Ficción religiosa y espiritual (aunque una parte espiritual es innegable, La gabardina azul fue apuntada como novela psicológica, pero a veces en las categorías de Amazon pasan estas cosillas). De religiosa poco, un par de párrafos (referidos a los Alcohólicos Anónimos, organización en muchos sentidos admirable, pero que tiene su cara y su cruz en esta novela).

Párrafos por los que creo que no me van a beatificar.

Este es uno de ellos:

“Las contradicciones de toda esta pseudoteoría son flagrantes: Por un lado, sí consideran el alcoholismo como una enfermedad, pero debe de ser una enfermedad muy especial, porque es la única que en su tratamiento incluye a Dios. Eso sí, tienen el detalle de no imponer un determinado modelo de Dios, sino que es tal y como cada uno lo concibe. Si tú concibes a Dios como un puercoespín, pues también vale, joder.” 

Pero tengo que decir que dichos párrafos no los he escrito yo. En este caso, mis negros han sido Rouco Varela y el ministro del Interior, y ya sabéis cómo es esta gente. Siempre bromeando con todo. 

En cuanto al 3º Concurso de Autores Indie de Amazonque de momento ronda los 1000 inscritos, La gabardina azul aparece entre los cinco primeros puestos, tanto en valoración media de los clientes, como en popularidad y en ventas.

No me queda otra que volver a dar las gracias a todos los que habéis leído y apoyado.

La categoría más acorde para La gabardina azul es la de Policíaca, negra y de suspense. Aquí ha permanecido casi siempre entre los cien primeros y eso me hace especial ilusión, por la dificultad y por el género, habiendo alcanzado el número 10, al lado, y, temporalmente, por encima de obras de mis escritores preferidos, como Don Winslow o Lemaître (escritores de verdad, vamos, no aspirantes a serlo) u otros grandes ventas como Mikel Santiago, Dolores Redondo o Camilla Läckberg.

Es una gran satisfacción saber que están leyendo y valorando algo a lo que le has puesto tanto amor y trabajo. Gracias. Mil besos.

Consigue aquí La gabardina azul.