¿Por qué eres tan buena, ‘The Wire’?

the-wire-jimmy-bunk comprimida
Jimmy McNulty y Bunk Moreland en The Wire 

El mejor cine está en la televisión es algo que hemos oído bastante estos últimos años. ¿Es cierta esta afirmación? No es una cuestión fácil de dirimir.

En los últimos diez años está pasando algo serio, aunque para buscar el origen hay que remontarse años atrás (Los soprano comenzó en 1999). Las causas son diversas y complejas, la llegada de internet, el aumento de las cadenas de televisión…, pero lo que es innegable es que ha habido un enorme desembarco de talento en el mundo de las series y un aumento exponencial de su calidad.

Esta idea de que el mejor cine está en la televisión requiere muchísimos matices. Por un lado, en los últimos años se han hecho, como siempre, grandes films: El lobo de Wall Street, Django Desencadenado, Dallas Buyers Club, por citar algunas de las que más me han gustado y que resisten, o ganan, cualquier confrontación con las mejores series. Además, esta no es una comparación del todo limpia. Las reglas del juego son distintas, las series admiten (y exigen, también) un desarrollo mucho mayor de las tramas y de los personajes, se vuelven familiares. Pero dejando de lado las obvias diferencias, si uno echa un vistazo al panorama de los últimos años es muy difícil rebatir la frase que daba inicio a este artículo.

Es alucinante la cantidad de series desde buenas a extraordinarias que han estado saliendo sin parar. Dos de las mejores no le gustan al articulista (muy bueno) y prestigioso novelista Javier Marías, que escribía en 2010:

“En cambio no he conseguido adentrarme en la celebradísima The Wire, cuyos primeros episodios me resultaron convencionales; en cuanto a la idolatrada Perdidos, me pareció cualquier cosa menos adulta y compleja, y más bien facilona y arbitraria.” 

lost-perdidos-l_cover
Perdidos (2004)

Perdidos (2004) tenía defectos, se le veían las costuras a veces, su calidad no era siempre alta en cuanto a creación de personajes, interpretaciones, consistencia dramática, pero era una serie con un uso del misterio como no he visto nunca, con una enorme capacidad para sorprender, para crear expectativas, para sumergirte en un mundo distinto. Generaba gran ansiedad por ver el siguiente capítulo, por saber qué iba a pasar a continuación. Si los finales de temporada eran cumbres del misterio, sabías que para el comienzo de la siguiente iban a preparar algo que iba más allá de la sorpresa. Poseía auténtica capacidad alucinatoria. Aquel comienzo de la segunda temporada con Desmond en el búnker; o el de la tercera, desde la perspectiva de los hasta ese momento desconocidos Los otros viendo cómo caía el avión. Era una fuente inagotable de brillante imaginación. La excelente música de Michael Giacchino (olía a Bernard Herrmann) o el sentido del ritmo y del suspense eran otras de sus cualidades difícilmente superables. Pero a Perdidos le llegó la decadencia, a partir de la quinta temporada fue empeorando progresivamente, hasta llegar al desastre final.

A la que no le llegó la decadencia fue a The Wire. Esta serie está por encima del bien, del mal y de Javier Marías. Cuando terminé su sexta y última temporada me entraron unas ganas casi irrefrenables de hacer el amor a David Simon y todos sus guionistas. ¿Cómo se puede hacer algo tan sublime?

No solo es la mejor serie que he visto, es lo mejor que he visto en una pantalla, grande o pequeña. Sobre The Wire se ha escrito mucho, pero voy a seguir con Javier Marías y la llegada del crítico (a él no le gusta este calificativo, y la verdad es que es mucho más que eso, es una marca, un estilo) Carlos Boyero para defender a su amada. Después de que Marías hubiese escrito aquello en su artículo de El país semanal, Boyero lo exhortó a pedir perdón y hubo una pequeña refriega entre los dos escritores de El país.  Una polémica que resurgió aún con más fuerza cinco años después, cuando Marías escribió:

“Mientras los críticos y aficionados se extasían ante la inverosímil y monótona House of Cards, la amanerada y pretenciosa True Detective Breaking Bad, la mayoría de cuyos personajes son tan pesados, inconsecuentes e idiotas que uno sólo está deseando que los maten de una vez. Supongo que este párrafo me valdrá otro furor del principal e iracundo opinador cinematográfico de este diario, que ya me conminó a pedir perdón por encontrar tostonífera y plana The Wire.

marias-boyero (1)
Javier Marías y Carlos Boyero

Al señor Marías no le llegaba con The Wire, tenía que hacer extensiva su blasfemia a True Detective y Breaking Bad (todavía no he visto House of Cards), otras dos en el Olimpo.

La disputa entre ambos se puso fea y Boyero escribió:

“Ese pavo, tan encantado consigo mismo y novelista insufrible, si lo que pretende es ofender a True detective, House of cards, The Wire, Breaking Bad y otras series, asegurando que son estúpidas, a ellas no les afectará su aguda opinión. Es simplemente ridícula, grotesca. Y si pretende esa cosa tan infantil e inútil de epatar, el buen hombre no tiene ni puta gracia.”

Pues eso. A The Wire no le afectará la opinión de Javier Marías, ni tampoco a David Simon, su genial creador, artífice de la célebre frase “que se joda el espectador medio”.

David Simon
David Simon (creador de The Wire)

“La pauta que sigo para intentar ser verosímil es muy sencilla (la vengo siguiendo desde que empecé a escribir ficción): el lector medio… que se joda. A lo largo de mi carrera como periodista, siempre me dijeron que tenía que escribir pensando en el lector medio. El lector medio, tal y como ellos lo entendían, era un suscriptor blanco, acomodado, con-dos-hijos-coma-algo y tres-coches-coma-algo, un perro y un gato, más los consabidos aparejos de jardín; una persona ignorante que necesita que se lo expliquen todo, ya mismo. Así, tu exposición se convierte en un peso increíble, en un auténtico peñazo. Que le jodan. Que le jodan pero bien.”

The wire va calando poco a poco (no utiliza los calculados mecanismos para enganchar que utilizan otras) hasta llegar a las más altas cotas de calidad. Una enorme cantidad de maravillosos, y reales personajes (McNulty, Omar, Lester, Bunk, Bubbles… La lista sería infinita), pueblan la serie. En The Wire no hay ni un milímetro de mentira, ninguna interpretación que parezca tal cosa. Su universo parece no limitarse a lo que vemos en la pantalla, da la impresión de que detrás hay un mundo, de que puedes asomarte a la televisión, meter tu cuerpo y aparecer en Baltimore.

The Wire es de verdad, por eso es tan buena.

La gabardina azul, oscuro thriller ambientado en Vigo, se puede conseguir ya en librerías. También por internet en La casa del libro, FNAC, El corte inglés, Amazon… Tanto la edición en papel de tapa dura como en formato digital. El siguiente enlace es de Amazon:

Comprar La gabardina azul.

Anuncios

3 comentarios en “¿Por qué eres tan buena, ‘The Wire’?

  1. Rafa Campos

    En un solo artículo has nombrado varias de mis series favoritas. Los críticos a veces valoran aspectos que el ” telespectador medio” ni se para a mirar.

    Si bien es cierto que Perdidos decepcionó mucho en su final, me quedo con las primeras 4 temporadas brutales.
    En el caso de Breaking Bad y House of Cards entran al top 3 de mis series favoritas, la última temporada de esta última la vi en un fin de semana.
    Tomo nota de la recomendación de The Wire.

    Gran iniciativa este blog, mucha suerte.

    Le gusta a 1 persona

    1. Gracias Rafa

      Ojalá disfrutes tanto como yo ‘The Wire’.

      Yo también tomo nota, y veré pronto ‘House of cards’. Acabo de terminar la primera temporada de ‘A dos metros bajo tierra’, que no había visto hasta ahora, no me llamaba mucho la atención. Es muy buena, con estilo, habla de cosas importantes.

      Me gusta

  2. Pingback: Somos muertos de permiso – Ficción, o no

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s